Nueva comisión del CORE analizó estado de proyectos de desaladoras Nueva comisión del CORE analizó estado de proyectos de desaladoras
Entendiendo que la emergencia por falta de agua para el consumo humano es una situación que está a la vuelta de la esquina y... Nueva comisión del CORE analizó estado de proyectos de desaladoras

Entendiendo que la emergencia por falta de agua para el consumo humano es una situación que está a la vuelta de la esquina y que amerita soluciones urgentes, el Consejo Regional dio cumplimiento al acuerdo  adoptado en sesion extraordinaria del 17 de mayo, de crear una Comisión Especial de Emergencia Hídrica que identifique propuestas de intervención en el corto, mediano y largo plazo.

La citada comisión se constituyó esta semana, siendo presidida por el consejero de Choapa Darwin Ibacache, y como vicepresidente la consejera de Elqui Tatiana Castillo, e integrada por los colegiados, Tatiana Cortés, Wladimir Pleticosic, David Muñoz, Pedro Valencia, Lombardo Toledo, Francisco Martínez, Javier Vega, Matías Guzmán, Cristian Rondanelli y Paola Cortés.

El objetivo es realizar un trabajo coordinado con el Gobierno Regional, con el fin de que las propuestas que de ella surjan, sean consensuadas y validades en conjunto, con un enfoque intersectorial y participativo.

Una de las soluciones vista hasta ahora por distintos actores, públicos y privados, ha estado puesta en la desalinización de agua mediante ósmosis inversa, tecnología de desalación mejor dotada para suministrar agua dulce en zonas de estrés hídrico.

La comisión, en el afán de avanzar en su objetivo, analizó el estado de los proyectos de Plantas Desaladoras en la región de Coquimbo, siendo invitados para aquello, el director de la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) Gabriel Valdivia y la profesional Paulina Saa; Andrés Nazer, gerente de la empresa sanitaria Agua del Valle y Nelson Novoa, gerente técnico de la empresa Oceanus del proyecto Azul, Energía y Agua.

“El proyecto Aguas del Valle, creo que es el más avanzado que tenemos en la región y el proyecto Azul que es muy parecido a la desaladora de Aguas del Valle, es una iniciativa que se sustenta en acciones más ecológicas. Ahora, el que sea más sustentable con el medio ambiente y que nos garantice el consumo de agua potable, es lo que va a tomar mayor fuerza en el último tiempo como solución para la región”, señaló Darwin Ibacache, presidente de la comisión especial.

Cabe considerar que a nivel país existen 23 plantas desalinizadoras: mineras e industriales (14) y de agua potable (9), que aportan en conjunto 5.619 litros por segundo y que en el 90% se ubican en las regiones de Antofagasta y Atacama, se suman 12 proyectos en desarrollo a nivel nacional, entre ellos los de la región de Coquimbo, que han sido calificado de interés público por el Ministerio de Obras Públicas.

Estado de los proyectos

Paulina Saa profesional de la Dirección de Obras Hidráulicas (DOH) dio cuenta del estado de avance del proyecto “Construcción Plantas Desalinizadoras APR Provincia de Limarí” Región de Coquimbo para los estudios pre-inversionales, por un monto total de $2.700 millones, solicitados para el año 2017, con cargo a recursos sectoriales, el que no se concretó porque no se les asignaron los recursos. De igual manera indicó se descartó la planta desalinizadora para la provincia de Choapa.

Actualmente se iniciaron nuevas conversaciones con el director nacional de la DOH y el MIDESO para insistir en la posibilidad de ingresar nuevamente la iniciativa, esta vez en base a nuevos criterios de diseño, considerando esta vez los estudios de prefactibilidad y factibilidad necesarios para la iniciativa “Planta Desalinizadora y obras de conducción para localidades rurales de las comunas de Ovalle, Monte Patria, Combarbalá, Punitaqui y Rio Hurtado en la provincia de Limarí”.

La profesional señaló que si bien como DOH. no tienen experiencia en megaproyectos de desalación, es posible hacer una obra sustentable, porque los costos están validados y los efectos medioambientales también. Sin embargo, advierte que la complejidad está en el concepto de operación y tarifa rural para lo cual se necesita como Estado, buscar un mecanismo de acción para la demanda urbano y rural, que no sea lo mismo, y que se llegue a tarifa socialmente sustentable.

Aguas del Valle 

En cuanto a la gestión de la empresa, el gerente Andrés Nazer señaló que, “la megasequía que nos viene afectando hace más de una década es progresiva y por eso estamos trabajando desde hace 5 años en un proyecto de desalación. Nuestro objetivo es que, en una primera etapa, la planta nos permita respaldar el consumo humano de agua potable para La Serena – Coquimbo, y luego, de ser requerido, para otras localidades como Ovalle, Andacollo, Tongoy y Guanaqueros.

El proyecto considera la construcción de una planta desaladora en el sector de El Panul, en la zona sur de Coquimbo y cuando entre en funcionamiento operará como un complemento de nuestro sistema, durante los periodos en que las fuentes de agua dulce no puedan abastecer la demanda de agua potable, produciendo -en su primera fase- 600 litros por segundo, para llegar hasta 1.200 litros por segundo como capacidad máxima en una segunda etapa.

A la fecha, se encuentran terminados los estudios de línea de base, compatibilidad territorial, selección de terrenos, ingeniería conceptual y estudios para la solicitud de la concesión marítima. Además, se ingresó el estudio de impacto ambiental en abril 2022 pero fue declarado inadmisible, por lo que se debe volver a ingresar, subsanando las observaciones. Se espera iniciar su ejecución el año 2023, para contar con una planta en operación al año 2026.

Proyecto Azul 

La tercera iniciativa presentada fue “Azul Energía y Agua”, liderado por la empresa Oceanus,  representado por  su gerente técnico Nelson Novoa, quien precisó que se trata de una iniciativa que integra  tres tecnologías probadas a nivel mundial: la desalinización de agua de mar, el almacenamiento de energía mediante una central de generación y la generación de energía renovable, aprovechando las condiciones geográficas únicas de la región, lo que permite desarrollar un proyecto sustentable y cercano a los centros de consumo, en armonía con el medio ambiente y  las comunidades”.

La planta desaladora incluida en este proyecto permitirá abastecer de agua potable a los habitantes de la región de Coquimbo, mediante un proceso que se nutrirá de energía renovable. El proyecto Azul producirá 600 l/s de agua potable con todos los estándares que exige la regulación sanitaria, y se espera su operación el 2026.

Actualmente el proyecto Azul se encuentra en etapa de desarrollo, realizando estudios técnicos, económicos y ambientales. Se emplazará en la comuna de Coquimbo, al sur de La Herradura y cercano a los principales centros de consumo de agua y energía de la conurbación, y a las subestaciones eléctricas regionales, con las que el proyecto se interconectará al sistema eléctrico nacional.

Observaciones de los consejeros 

Durante la exposición de los proyectos, los consejeros formularon observaciones y consultas. El consejero Javier Vega calificó como relevante la información entregada e hizo presente la necesidad de que el Consejo Regional lidere la solicitud de un decreto que declare a la región en estado de calamidad, ya que los decretos de emergencia hídrica no han servido “ni para fiscalizar el robo de agua”.

Por su parte el consejero Wladimir Pleticosic solicito una explicación del MOP sobre el proyecto de instalación de pequeñas plantas desalinizadoras como solución a la sequía, lo que difiere mucho del proyecto inicial gestado durante el gobierno de la presidenta Bachelet.

“Me llama la atención que se generara una propuesta de construcción de tres plantas pequeñas. Eso en el mensaje presidencial nunca estuvo. Aquí siempre se habló de generar planta de alta producción de agua desalinizada para los sectores que tenían problema, incluso se habló de plantas multipropósitos. Ahí viene la primera duda sobre la consultoría que se hizo y de donde surgió esta idea de pequeñas plantas para entregar la solución a la sequía porque yo comparto que la prioridad la debe tener el sector rural y los Servicios Sanitarios Rurales, pero también tenemos una economía a escala en el sector rural que también necesita agua”, indicó el consejero.

Todas estas materias se deberán ir dilucidando en la medida que avance el trabajo de la comisión especial, la que funcionará durante tres meses con reuniones semanales, teniendo como invitados a  los distintos actores involucrados en la problemática de la sequía, para  ir recabando información del trabajo que está ejecutando cada uno, hasta definir un plan de intervención con propuestas que surjan del trabajo conjunto de  los estamentos públicos y privados, para agilizar la gestión a nivel de ministerio y de esa manera poder atender la emergencia de manera oportuna.

La próxima reunión tendrá como invitado al delegado presidencial y su equipo técnico, para conocer el trabajo de la Mesa Hídrica, entre otras materias.

Martes 16 de Agosto de 2022
  • UF: $33.609,65
  • Dólar: $882,72
  • Euro: $905,73
  • IPC: 1,40%
  • UTM: $58.772,00
  • Imacec: 3,70%
  • Libra de Cobre: 3,70
  • Tasa de desempleo: 7,81%